Noé Arteaga

May 16, 2012

Déclaración de Noé Arteaga  2009

 

Al Consulado General de Guatemala en Montreal,
A las autoridades migratorias de Québec y Canada
A los trabajadores temporales agricolas
A los trabajadores de Québec y Canada

A la opinión pública en general:

 

Mi nombre es Noé Ricardo Arteaga Santos, ex-trabajador de la empresa Savoura, y ex-miembro del Sindicato de Trabajadores y Trabajadoras de Savoura. Fui despedido de manera injustificada y arbitraria por el sólo hecho de pelear por el cumplimiento del contrato que me ligaba con dicha empresa…

A los trabajadores agrícolas temporales nos mienten, y nunca se respetan las cláusulas de los contratos. Aunque gozamos de algunas prestaciones contractuales, en los hechos siempre se incumplen, como por ejemplo: se nos niega el pago de horas extras, nunca se pagan los días feriados, y se nos obliga a trabajar en los días de descanso. Cualquier conducta interpretada como inadecuada por parte de los capataces de la empresa, nos amenaza con hacernos retornar a nuestro país, como en mi caso, sin que se nos paguen salarios y prestaciones debidas -como la semana de previo aviso, etc.-, descontándonos el costo del boleto de avión, y se les impide a nuestros familiares participar en el programa de trabajo temporal. Las organizaciones como la Organización Internacional para la Migración, que participa en la organización de los programas de trabajo agrícola temporal, son cómplices de esta situación, violando así la legislación en materia de trabajo internacional y demás convenciones adoptadas en el marco de la Organización Internacional del Trabajo. El hecho de denunciar esta situación me valió ser despedido y relegado del programa de trabajadores temporales. Quien lo hizo directamente fue el Consulado General de Guatemala en Montreal, quien tiene responsabilidad directa en dicho programa.

Por ello decidí demandar legalmente a la empresa Savoura, para que sea reinstalado en mi puesto de trabajo, del cual fui separado, como ya mencioné de forma arbitraria y absolutamente ilegal. La empresa reaccionó acusándome en forma por demás difamatoria de que yo era un asesino y mal trabajador.

Las autoridades de trabajo de Quebec me han fijado un arbitraje, cuyas audiencias tendrán lugar hasta diciembre del 2010 y febrero del 2011. Mientras tanto tengo que continuar viviendo como refugiado de la ayuda social, pues el sólo hecho de haber emprendido acciones legales contra la empresa – que responsabilizan también al Consulado guatemalteco- hace que mi vida corra peligro de muerte si vuelvo a mi país. Por ello, en demanda de justicia para los trabajadores agrícolas, para mi reinstalación en particular, para mi aceptación como refugiado, en contra de las nuevas reformas que se implementarán respecto al trabajo agrícola temporal, y a favor de la aceptación de todas las personas sin status, es que he decidido iniciar una huelga de hambre indeterminada frente al Consulado guatemalteco.

Noé Ricardo Arteaga Santos
dignidadmigrante [arobas] gmail.com

Comments are closed.